Aprendiendo juntos a ser protagonistas del desarrollo rural


Por Andrea Esquivel, Responsable del Programa Rutas de Aprendizaje en PROCASUR

Conocimiento, innovación, aprendizaje, intercambio de experiencias, participación, afecto y alegría. Todo ello estuvo presente durante los siete días de la Ruta de Aprendizaje "Estrategias e innovaciones para la inclusión de los y las jóvenes rurales como protagonistas del desarrollo de sus territorios", implementada por PROCASUR y FIDA en El Salvador la última semana del pasado mes de febrero.

La ruta, organizada con el apoyo del Ministerio de Agricultura salvadoreño, reunió a unos 40 jóvenes rurales y representantes técnicos de instituciones de desarrollo rural de  Brasil, Belice, Venezuela, Nicaragua, Haití, Honduras y El Salvador. La diversidad cultural y lingüística no fue una barrera para el aprendizaje colectivo, sino elementos de convergencia y de mutuo enriquecimiento.

Pero, ¿qué es una ruta de aprendizaje?  Básicamente, las rutas de aprendizaje son una herramienta de gestión del conocimiento y desarrollo de capacidades que promueve el escalonamiento de las mejores prácticas  a favor de la erradicación de la pobreza rural.

©PROCASUR/Daniel Ferreira
Innovar y compartir son las palabras clave. Las rutas de aprendizaje capitalizan  las lecciones aprendidas en campo, promueven el aprendizaje  y permiten la difusión eficaz de información, inspirando la aplicación de métodos innovadores ya probados en la práctica en otras regiones.

Diseñadas a la medida de cada  usuario, y estructuradas en torno de objetivos específicos de aprendizaje, las Rutas promueven el intercambio de experiencias y la interacción, convirtiendo a pequeños agricultores y técnicos agrícolas locales en capacitadoras de sus pares.

Así, los participantes en la ruta de aprendizaje de El Salvador vivieron  un proceso de construcción e intercambio de conocimientos del que los y las jóvenes fueron los principales protagonistas activos y motivadores.

Durante el recorrido de la ruta, los y las participantes pudieron conocer el contexto sociocultural y político relevante en materia de juventud rural en El Salvador y en los distintos países de América Latina y el Caribe que enviaron representantes a la ruta. Los y las ruteras analizaron  en conjunto avances, desafíos y dificultades.

La fuente principal del aprendizaje han sido los actores locales. Hombres y mujeres de talento, jóvenes y técnicos, que a partir de la presentación de su experiencia acerca del camino recorrido para establecer las buenas prácticas implementadas, lograron asombrar a los visitantes y transmitir sus conocimientos de manera clara y dinámica, motivando la reflexión y la innovación.

Las experiencias anfitrionas (los proyectos MAG-PRODEMOR CENTRAL y MAG-PRODEMORO, financiados por el FIDA en El Salvador, y la ONG salvadoreña FUNDESYRAM), así como los paneles sobre las experiencias provenientes de Nicaragua (NITLAPAN y Ay qué lindo!, una de las actividades financiadas por el FIDA a través del proyecto PRODESEC), aportaron con diferentes mecanismos y estrategias que han resultado exitosas para incluir a la juventud en iniciativas de desarrollo rural, incrementando su participación y empoderamiento social y económico.

©PROCASUR/Daniel Ferreira
Las y los ruteros dialogaron con los jóvenes protagonistas de las redes territoriales de desarrollo en el occidente, el oriente y el centro de El Salvador.  Se encontraron con jóvenes emprendedores que están empujando iniciativas de negocios familiares y asociativos, que están abriendo espacios para el desarrollo de sus proyectos de vida y el acceso a activos que promueven el arraigo de los y las jóvenes en el medio rural.

Múltiples fueron igualmente los actores e instituciones que han apoyado estos procesos y que han demostrado que invertir en los jóvenes es rentable y prioritario para generar estrategias de desarrollo sostenibles, actuales y futuras.

Así, con base en estos nuevos conocimientos, buenas prácticas e innovaciones se elaboraron planes de innovación en los que cada equipo participante esbozó un camino para abrir nuevas oportunidades a losy las jóvenes en sus entornos de acción.

Ahora, tras el retorno de las y los ruteros a sus países y regiones de origen,  el desafío es sembrar los aprendizajes cosechados y abonarles para que se multipliquen y den frutos.

©PROCASUR/Daniel Ferreira
La ruta de aprendizaje culmina pero comienzan los caminos de cada participante y sus aliados para buscar replicar y ampliar la experiencia recogida. Cuentan para  para ello con nuevas energías e ideas inspiradoras, nuevos aliados.

Sobre todo, cuentan con el recuerdo vivo de aquellos jóvenes que a partir de sus voces y testimonios mostraron que es posible vencer los miedos, emprender e innovar, y que sólo es preciso una dosis de confianza y oportunidades por parte de las instituciones para que sus capacidades se activen, impactando positivamente no sólo a ellos, sino a sus familias, comunidades y territorios.


Comments